Protegiéndonos del Neumococo: Un enfoque por grupos de edad

¿Qué es el Neumococo?

El neumococo, también conocido como Streptococcus pneumoniae, es una bacteria común que puede causar infecciones respiratorias graves, como neumonía, meningitis e infecciones del oído. Aunque estas infecciones pueden ser tratadas con antibióticos, pueden ser potencialmente mortales, especialmente para grupos de mayor riesgo como niños pequeños, adultos mayores y personas con condiciones de salud subyacentes.

La prevención de las infecciones por neumococo es crucial para proteger la salud pública. Afortunadamente, existen diversas estrategias de prevención efectivas, incluyendo la vacunación y medidas de higiene simples pero importantes.

Prevención en niños

Los niños pequeños son particularmente susceptibles a las infecciones por neumococo debido a su sistema inmunológico en desarrollo. La vacunación es la forma más efectiva de prevenir estas infecciones en este grupo de edad.

Vacunación:

  • La vacuna conjugada neumocócica (VCN13) se recomienda para todos los niños menores de 2 años.
  • Los niños que no recibieron la serie completa de VCN13 o que tienen ciertas condiciones de salud pueden necesitar dosis adicionales.
 

Otras medidas preventivas:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.
  • Cubrir la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable o la parte interna del codo.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Amamantar a los bebés exclusivamente durante los primeros 6 meses de vida.

Prevención en adultos mayores

A medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico se debilita, lo que nos hace más propensos a las infecciones por neumococo. La vacunación es fundamental para proteger a los adultos mayores de estas enfermedades graves.

Vacunación:

  • Se recomienda que todos los adultos de 65 años o más reciban la vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23).
  • Los adultos de 19 a 64 años con ciertas condiciones de salud también deben recibir la PPSV23.
 

Otras medidas preventivas:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.
  • Cubrir la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable o la parte interna del codo.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Mantenerse al día con las vacunas recomendadas para adultos, como la vacuna contra la influenza.

Prevención en personas con condiciones de salud subyacentes

Las personas con ciertas condiciones de salud subyacentes, como enfermedades pulmonares, cardíacas o renales, diabetes o inmunodeficiencias, tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por infecciones por neumococo. La vacunación y otras medidas preventivas son esenciales para este grupo.

Vacunación:

  • Se recomienda que todas las personas con condiciones de salud subyacentes reciban tanto la VCN13 como la PPSV23.
  • Es importante consultar con un médico para determinar el programa de vacunación adecuado.
 

Otras medidas preventivas:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.
  • Cubrir la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable o la parte interna del codo.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Mantener un estilo de vida saludable con una dieta balanceada, ejercicio regular y manejo del estrés.

La prevención de las infecciones por neumococo es un esfuerzo conjunto. Al vacunarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, y al seguir medidas de higiene simples pero efectivas, podemos protegernos a nosotros mismos y a nuestras comunidades de estas enfermedades graves.

En el Servicio de Vacunación de Clínica CIC le brindamos asesoría sobre los esquemas de vacunación para todas las edades y condiciones tanto para niños, jóvenes, adultos jóvenes y mayores, viajeros y acorde con la ocupación que ejerza. También contamos con servicio a domicilio y realizamos jornadas extramurales en empresas y centros educativos.

El momento para prevenir es ahora.

Te puede interesar...

Protege a tus pequeños de la Bronquiolitis con atención temprana

La bronquiolitis, una infección respiratoria común en bebés y niños pequeños, puede presentar síntomas similares al resfriado común, pero con complicaciones graves si no se atiende a tiempo. Conocer las señales y buscar atención médica oportuna es crucial para el bienestar de los más pequeños.

Ver más »